Artículo de Santiago Tinoco Rubiales sobre ‘La aduana del cielo’, la nueva novela del escritor sevillano Manuel León Mejías

libroaduana.jpg

Tras El hombre sin sombra (Septem Ediciones, Oviedo, 2005) y La granja (Editorial C&M, Sevilla, 2007), el escritor sevillano Manuel León Mejías lanza al mercado su tercera novela, La aduana del cielo (Editorial Jirones de azul, Sevilla, 2007, Colección Caleidoscopio).

Novela coral y evocativa: de un tiempo histórico, 1956 a 1969, correspondiente a un franquismo que comenzaba a abandonar su etapa de autarquía -escasez y estraperlo; pobreza, hambruna y analfabetismo-, para iniciar una apertura que favoreciese la mejora económica y social del país; de un espacio concreto, ‘Los Tres Álamos’, una finca – tierras en cultivo y cortijo-, y un poblado para trabajadores fijos y gañanes eventuales situados en la campiña profunda del Valle del Guadalquivir: Morón de la Frontera, provincia de Sevilla. Evocación y memoria coral finalmente de personas, personajes y personajillos que, al igual que los hechos y situaciones que protagonizan, fueron reales -algunos aún viven-, y que el autor envuelve en nombres, toponimias y hechos de ficción, responsabilizando, pues, a la “pura coincidencia cualquier parecido con la realidad”.

A finales de 2004, y desde una residencia sevillana para sacerdotes ancianos, un antiguo capellán y coadjutor de ‘Los Tres Álamos’ evoca por escrito su etapa pastoral en dicha finca. Describe lugares, perfila personajes y narra hechos y situaciones con una mezcla de nostalgia, ternura, humor -mucho humor, fino y del grueso-, sin ausencia de crítica -de autocrítica, incluso-, pero con bastante indulgencia para ‘verdugos’, ‘olvidados’, ‘santos inocentes’ cuerdos y majaretas, que de todo hay en este retablillo rural.

Retablillo animado y dirigido por una ‘señorita’, émula en su propio ‘Pardo’ de doña Carmen Polo de Franco y de madre abadesa en su pretendido monasterio. Doña Anunciación de la Virgen María , que se cree elegida por Dios para favorecer, mediante los peajes por ella impuestos, la salvación de las almas de ‘sus’ trabajadores en su finca y poblado -aduana, pues, para un cielo futuro.

Finca que, al igual que el Régimen de ‘El Pardo’, y con el apoyo del mismo -“doy para que me des”- evolucionará durante aquellos años, hasta convertirse en ‘empresa modelo’, bajo la experta gestión de un señorito-empresario, marido de la señorita, y de su staff de ‘ministros’ y ‘autoridades’ -administradores, aperaores, capataces, manijeros. Gestión de unos recursos materiales -la tierra fértil, por bien labrada y cultivada-, y humanos: unos trabajadores fieles, esforzados y cumplidores. Píos y devotos, también, cuando así se les exigía, conscientes por experiencia de que “más cornás da el hambre”.

Mérito de Manuel León Mejías es el de haber conseguido entrelazar a lo largo de 32 capítulos esa mezcla de misión y empresa que sustentó el esplendor de ‘Los Tres Älamos’. Como de mucho mérito es, así mismo, que sin tratarse -¡nada más lejos de la intención del autor!- de una novela ‘de tesis’, el lector, que ríe y se carcajea, incluso, en no pocas páginas de las 378 que se compone el libro, se detenga a pensar -¡en estos tiempos!-, sobre aquellos años, lugares, hechos y personas que contribuyeron a forjar nuestra historia y nuestro presente. Que disfruten, pues, de esta crónica novelada de la señorita y sus muchachas y del señorito y sus ministros en un cortijo-misión bajoandaluz.

Santiago Tinoco Rubiales, Profesor Titular de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad de Sevilla, Departamento de Teoría Económica y Economía Política. Facultad de Económicas

Anuncios

Un comentario en “Artículo de Santiago Tinoco Rubiales sobre ‘La aduana del cielo’, la nueva novela del escritor sevillano Manuel León Mejías

  1. hola soy un admirador secreto…cada vez que te veo por la calle me vuelvo loco me agarro fuerte del pelo y me tiembla los tobillos me gustan tus pelos canosos y me pone burro tu flequillo me gustaria que fueras mi chorbito y hacer locuras guapeton…¿que me dices cariño? te amo atentamente manuel guinea perez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s