‘¿Jugamos al cachipún?’, artículo de Almudena Revilla sobre la novela ‘Pieza única’, de Milorad Pavic

im_gdepavic.jpg


Sigmund Freud y Carl G. Jung nos enseñaron cómo a través de los sueños se podía llegar hasta el inconsciente. También el juego puede ser una técnica de acercamiento a lo desconocido. La mezcla de ambos la encontramos en Pieza única (Editorial Sexto piso, México DF-Madrid, 2007, 2 vol. de 149 y 85 págs.), la novela del siempre candidato al Premio ‘Nobel’ Milorad Pavic, autor nacido en Belgrado, actualmente perteneciente a Serbia.

Novela de amor, novela de detectives, ramificada en cientos de caminos hacia cientos de desenlaces. El autor inventa un juego literario en el que los lectores tienen que elegir (no piedra, papel o tijera…) entre las diferentes versiones que se plasman en las páginas del libro. Cada uno, dirá el escritor en el texto, “posee una pieza única”. La interpretación de los signos que envuelven la historia nos llevará al género real de esta novela. ¿Qué es lo que narra? Una serie de asesinatos que el lector debe desentrañar. La indagación y la lectura de los dos volúmenes de la obra (la novela en sí y un cuaderno de notas del inspector que lleva el caso, Eugen Stross) conducirá hacia el desenlace y la solución final y cierta.

180px-pavicm.jpg Como en su Diccionario Jázaro (Editorial Anagrama, Barcelona, 1989), Pavic plantea la división de su universo literario en masculino y femenino. En este caso fluyen ambos en el personaje de un andrógino, Aleksandar Klozevits, que recuerda a un moderno Mefistófenes que vende sueños por vidas. El perfecto vendedor de sueños para aquellos que perdieron el coraje de crear. El cantante de ópera Distelli renuncia a su deseo de ser y apuesta por el sueño para dar sentido a su vida. La hermosa Marquesina Lempitksa, en la búsqueda del porqué de la muerte de su amante, se adentra en el mundo onírico y trágico al que le arrastra la pasión.

En esta novela los sentidos tienen un protagonismo especial y el ánimo de que todo lo que aparece es parte de un juego en el que tenemos que participar. Por eso, leamos y juguemos con la razón y con los sentidos (olores de perfumes, sabores de ensaladas de algas marinas…) y comprobemos que la malicia arraiga en la profundidad del alma humana. Reconozca y decida quién es su asesino. ¿Solo o en compañía de otros?

Almudena Revilla

Subscríbete aquí a Blog Escritores.

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

Un comentario en “‘¿Jugamos al cachipún?’, artículo de Almudena Revilla sobre la novela ‘Pieza única’, de Milorad Pavic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s