‘Subiendo la escala de Jacob’, artículo de Almudena Revilla sobre el libro de Felipe Benítez Reyes ‘Mercado de espejismos’, Premio Nadal 2007

felipe_benitez_reyes.jpg

Mercado de espejismos, de Felipe Benítez Reyes (Ediciones Destino, Barcelona, 2007, 398 págs. Premio ‘Nadal’ 2007).

En cada peldaño de nuestra vida encontramos una historia. No siempre es verosímil ni una verdad histórica, sino puro disparate. Episodios que permiten dejar a la mente en una especie de stand by ante tanto suceso que nos confunde. Ficciones descabelladas como las que escribe Felipe Benítez Reyes en su premiada obra Mercado de espejismos. La narración de un misterioso encargo a dos “ladrones de arte”, retirados de la profesión, Corina y Jacob: el robo de las presuntas reliquias de los Reyes Magos.

El autor no sólo parodia a esas novelas pertenecientes a un género híbrido histórico-esotérico-ideológico, sino que también avisa a los navegantes, a aquellos lectores que creen a pies juntillas cualquier falacia. Lo hace partiendo de la “mayor falsificación imaginable”: la realidad. Una intriga, narrada desde la primera persona, que atrapa con un lenguaje que evidencia la maestría del autor y con el que desvela su “oficio”: “Y se alzaba ya la luna, mutilada y menguante, errante daga blanca de la noche, más o menos”.  

La acumulación de datos es una marca distintiva del tipo de narración que trata de parodiar. Benítez Reyes los introduce también en las páginas de este libro, desfigurándolos en función de la tesis que le conviene o que desea exponer en cada momento de su historia. Manipulaciones que llevan a la estrategia de la confusión y de la ambigüedad de lo contado. Lástima que la revisión de las diferentes versiones de lo ocurrido en el relato lo haga repetitivo y lento.

Además del propósito cervantino de la parodia, una serie de preguntas ligadas a las casualidades/causalidades de la vida. ¿El motor de la vida es el efecto dominó? ¿Es un cúmulo de capítulos azarosos? Fenómenos capaces de desencadenar relaciones y acontecimientos muy bien cohesionados. Para ello recurre a un conjunto de personajes interrelacionados. Unos aplazan el momento de ser ellos mismos, otros parecen salidos de un culebrón. Personajes con nombres de poetas, con comportamientos de autómatas o con vidas de novela negra. Personajes como Jacob y Corina abocados a vivir un mismo destino. Corina como llave maestra a la que Jacob se aferra como quien intenta no distanciarse de la realidad.

Y en la memoria de la lectura, la armonía de un texto y, sobre todo, la relación real de los personajes protagonistas, aparentemente invisibles entre ellos durante un tiempo e  imprescindibles siempre. ¡Felices aquellos que conocen a esas personas que completan su existir!

Almudena Revilla

Cobertura del Premio ‘Nadal’ 2007 en El País (leer).

Entrevista al autor en El Cultural (leer).

Subscríbete aquí a Blog Escritores.

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s