“Enseñar a leer” (I), por Mayte Guerrero

(Artículo publicado en el Blog de Ediciones Letra Clara)

Por fin veo una opinión crítica acerca de la enseñanza de la lectura en la escuela por parte de un miembro activo de la misma. Repito: ¡por fin! La hizo Teresa Colomer, profesora de Didáctica de la Literatura en la Universidad Autónoma de Barcelona. La también escritora afirmó que “la formación de los maestros no trata bien la enseñanza de la lectura” porque la Administración “no ha diseñado un buen plan para este campo”. Según explicó, algo tan básico como leer en los centros educativos se excusa “porque quita tiempo al programa”. En fin…

No se descubre nada si se concluye que el germen del amor por la lectura en una persona se instala, en principio, a través de la empatía que establezca con los miembros de la familia y, en paralelo, a través de la educación que reciba en la escuela. Pero el sistema hace tiempo que falla en este segundo factor. Que recuerde, en mi experiencia académica tampoco se dedicaba tiempo a leer en clase. Leíamos, claro que leíamos: por obligación, en casa y sin apoyo. No se me ocurren peores circunstancias para afianzar un gusto y crear un hábito.  

Por muchos años que hayan pasado, aún no olvido el suplicio que supuso la lectura de La Celestina, El Jarama, El Quijote…, cuando aún los chicos no se afeitaban y las chicas aún no sentían vergüenza por los cambios en su cuerpo. ¿Quién tuvo la brillante idea de pensar que aquellos mocosos estábamos preparados para ese nivel literario? Reitero: obligados, en solitario y sin apoyo. Los profesores hacían lo que podían intentado contextualizar aquellas historias, pero no dejaban de ser farragosos peñazos, algunos de ellos escritos con una palabra inteligible entre cien incomprensibles; libros que nunca llegaban a su fin. En contra de lo que se llevaba por entonces -pocos reconocían que hacían trampas-, y prescrito el pecado, confieso: leí el cómic sobre él que había en mi casa, no El Quijote de Cervantes -de hecho, no me sentí preparada hasta que no terminé los estudios universitarios-; no pasé de los primeros capítulos de La Celestina, pues parecía estar escrito en búlgaro, a pesar de tratarse de una edición con mil notas a pie de página; y si conseguí terminar El Jarama fue gracias a mi madre, que leyó la segunda mitad y me la contó como un cuento. Lo más sorprendente de todo es que, aún así, saqué siempre unas notas magníficas en la materia. Hoy pienso que los profesores no podían pedir mucho a sus alumnos y hacían la vista más que gorda, obesa.  

No, no es de esa manera como se alienta a leer a los más jóvenes. El efecto es el contrario: sé de algunos que no volvieron a abrir un libro recordando aquellas torturas. ¿Que el leer en clase resta tiempo al programa? Pues que lo reste, que leyendo se aprende, entre otras cosas, a sintetizar, a asimilar, a conceptuar…, a todas aquellas tareas que se exigen más tarde en los exámenes sobre los contenidos de “ese” programa; que la literatura es más que el Siglo de Oro español; que los niños se divierten con historias de aventuras; que Julio Verne no se incluyó en ningún programa educativo, ni Robinson Crusoe, ni los hermanos Grimm, ni Hans Christian Andersen…  

Menos mal que algunos maestros se salían del tiesto en ocasiones y daban a elegir entre hacer un trabajo de cien páginas sobre la historia de Estados Unidos, o leer a Mark Twain; que enseñaban latín con versiones magníficas en esa lengua de Astérix y Obélix; o que al final del curso, más o menos por estas fechas, ofrecían una lista con propuestas de lecturas para el verano “fuera de programa”. Aquellas son las que se recuerdan con una sonrisa.

 

Mayte Guerrero, asesora literaria de Ediciones Letra Clara.

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s