Donde habita la poesía, por Jesús Malia

Son tantos los poetas que defienden la suprapresencia de la poesía en la poesía.

El último, el flamante Cervantes, Antonio Gamoneda: “la poesía no es literatura”. La poesía es auténtica emoción, la poesía es verdad, no es fábula ni construcción, viene a decir, y es elevación , por supuesto.

Y por más que Gamoneda se crea un ser raro y único, cuyo trabajo (y supongo que pensamiento) no se corresponde con el que hoy hacemos los demás(perdonen que me incluya en la camarilla de los poetas), esta idea suya es la más manida y gustosa por/a los versi-literatos.

¡Oh raro Pessoa!, al que Daniel Aldaya nos recordaba en la presentación de su libro (SMS, Calambur, 2007) en el Círculo de Bellas Artes(27 de Abril). La poesía es elaboración, es fingimiento. “El poeta es un fingidor que finge constantemente,que hasta finge que es dolor, el dolor que en verdad siente“.

Algo tímido aún, no obstante.

Agustín García Calvo, extraigo el siguiente fragmento de este enlace:“Suelo recordar, el caso de un supuesto niño al que los padres colocan delante del espejo con la intención de que se vea, se reconozca, y aprenda por tanto así a entrar en la Realidad. Hay por supuesto en ese niño, en el Alma de ese niño, una parte -la mayor- que estará siempre dispuesta al servicio, es decir, a complacer a los padres, a decir ‘sí, wuanna’; esa es la mayor parte del Alma de cada uno, si no, no estaríamos sometidos al Estado y al Capital, como lo estamos. Pero algo le queda al Alma de ese niño, gracias a que nunca está bien hecha del todo, que no acaba de tragar y que es capaz de susurrar “Pero, ése no soy yo“”.

Y los que lo niegan, aunque no creo que sea el caso del humano y siempre dispuesto Gamoneda, pretenden una superioridad emocional y cívica de la poesía. ¡Oh! aduladores del poeta, ¡oh! deshacedores del verso. “Todo es poesía menos la poesía”, dirá Nicanor Parra.

O como ilustraba Daniel Aldaya, la poesía está en la llamada desesperada de una amiga que anda perdida y nos llama, y está en el raro milagro de la voz que la serena (en este caso la de Daniel).

Por citar a Flaubert: “Pues la palabra no es más que un eco lejano y debilitado del pensamiento”. A la palabra escrita, se refiere.

Aunque tampoco.

Mi amigo Luis Luna lo completará:”Por el poema hay que renunciar a lo que uno quiere decir”.

Y es esto, amigos. Es esto.

La llamada de esa querida amiga pasa. Y nuestra actitud y acierto ante otras similares no es siempre la misma.

Tan dispares emociones son las que habitan la poesía escrita…

 

El poema queda porque transciende, porque no imita a la vida, sino la inventa, o la re-crea, si quieren.

“Pero lo cierto”, queramos o no, “no es el poema”, querido Antonio (y me cito a mí mismo).”Es tan sólo un azar/ infortunado,/ un estallido torpe/ y cegador/ un camino sin fin/ y sin salida”. Lo cierto es la vida. Y es raro lo tuyo, Antonio, lo reconozco. Es raro que tras un buen poeta haya tan digna y atenta persona.

Gracias, Daniel,por recordarnos que la poesía no está en el papel y en el poeta, sino en el lector. ¿O es en el hombre?

jesus-malia-sonriente.jpg

Jesús Malia

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s