El Laberinto por Manuel Mujica Láinez, reseña de Ignacio Jordi Atienza

En una época en que la “novela histórica” —fórmula de moda—, condesciende con triste frecuencia a la tesina disfrazada y el diálogo de chewing-gum, tal vez no sería mala idea recuperar a este autor en quien la evocación de hechos pasados nunca obedeció a coyunturas editoriales sino a una firme vocación, a un acto de amor. El propio Manucho se sintió siempre incómodo con el fácil encasillamiento en las dos palabras del género, por encontrarlo excesivamente reductor, quizás sospechando que el pomposo adjetivo sirve muchas veces de coartada para lo mal ganado del sustantivo. Su obra abunda en avatares y ambientes pasados, sí, y con una erudición que no pesa, pero es también y sobre todo una obra de creación, de incesante juego con las palabras y con las situaciones.

Mujica Láinez siempre lamentó que “El laberinto” no hubiera alcanzado mayor difusión en España, lo cual no es de extrañar porque en cierto modo el libro es su regalo a los “padres fundadores”. Mujica, un Argentino, es capaz de hablar del Siglo de Oro sin preciosismos y a la vez con una autoridad digna de un testigo presencial, cargado de ironía, y evitando, oh maravilla, esa querencia tan hispánica por la roña, el pedo y el pis que cultivaron hasta los más grandes (Quevedo, Góngora, Alfonso Valdés…).

El protagonista de la historia es Ginés de Silva, ese niño que desde un rincón señala con deje grave la escena que acontece en El entierro del Conde de Orgaz. La novela sigue sus pasos, y retrata el momento del encuentro con el Greco y las sesiones de posado. Luego lo acompaña a través de peripecias que le harán recorrer Madrid, recién convertida en corte para desmedro de Toledo, y Sevilla, “puerta al mar” del desfalleciente Imperio. Ginés conoce a Lope de Vega, y le toca participar con “la felicísima armada” en el desastre de Lepanto, donde describe con todo detalle la inepcia del Duque de Medinacelli, también llamado Guzmán el Bueno, y que resulta ser todo lo contrario a juzgar por la somanta recibida a manos inglesas.

Más tarde, desde Sevilla, se anima a intentar las Américas. Las ruedas de la historia giran despacio y, pese a Lepanto, el sol no se ha puesto todavía sobre el imperio español. El salto al entorno americano da a la novela otro de sus encantos, por si le hiciera alguna falta. La exhuberancia y los mosquitos, los reyezuelos paganos, el mito de El Dorado… Pero Ginés trae del viejo continente alguna que otra cuenta pendiente con la justicia, y tarde o temprano le tocará enfrentarse a ella…

Estos son sólo algunos de los alicientes de un libro que siempre sorprende, que se deja recorrer con la facilidad de un best-seller (porque Mujica Láinez en su momento lo fue, a su modo), pero sin caer en las artimañas y bajezas tan frecuentes en este tipo de literatura. Quizás puede ponérsele una pega al final, y es que, empeñado en el rigor biográfico, quizás la historia decae un poco en ritmo y estructura hacia las últimas páginas, como tiene que decaer, ay, toda vida. Pero en suma es un libro apasionante y creíble, con algo de “reportaje” muy próximo a lo que cuenta. Y, paradójicamente, como sucede con los buenos libros históricos, resulta profundamente actual. Porque, como decía un personaje de Max Aub, “el mundo gira pero no avanza”.

Ignacio Jordi Atienza

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

4 comentarios en “El Laberinto por Manuel Mujica Láinez, reseña de Ignacio Jordi Atienza

  1. Hay otro nombre que debemos tener en cuenta, aquellos a los que nos gusta la novela policíaca.
    Acabo de leer EL ÁNGEL SUICIDA, de Cristina AmandaTur,
    un libro ambientado en Ibiza que me regaló un amigo de la isla. Un equipo de policías insiste en investigar la muerte de un chico con una vida ejemplar cuyo caso el juez ha archivado como si fuera un suicidio. La cosa
    se pone fea cuando aparece en el maletero de un coche el cadáver de un sordomudo con la mano cortada. Los dos casos confluyen de manera muy curiosa y la
    muerte del chico ejemplar deja una inquietante sensación de que nada ni nadie está a salvo. Una buena novela, interesante y muy entretenida.
    Una de sus peculiaridades es el uso de un suceso real muy curioso aunque muy poco conocido como es el de esa delincuencia organizada rusa que utiliza sordomudos para la venta de llaveros y mecheros en las zonas
    turísticas y amenaza con cortar las manos a sus rivales o a los desobedientes.
    Todos los personajes están creados para equilibrar las dosis justas de cinismo, crueldad y ternura, y eso es otro acierto.
    Está editado en la colección Puzzle en edición de bolsillo (no entiendo porque la editorial ha publicado otros muchísimo peores en ediciones mejores, pero en fin)
    Enrique Vidal

  2. Los tres libros de Mujica Láinez que leí me gustaron mucho: “Misteriosa Buenos Aires”, “Bomarzo” y “El unicornio”. Tengo unos cuantos más en mi computadora, pero lamentablemente “El laberinto” no es uno de ellos: no pude encontrarlo en ninguna librería ni descargarlo en forma de e-book. Es casi un incunable (y eso que vivo en Argentina).

    • Hola!

      por si acaso no lo has conseguido aun, en mi paso por Buenos Aires consegui ‘El Laberinto’ en una libreria de Palermo llamada ‘Prometeo’…
      Coincido con la resena de Ignacio. El libro es genial aunque decae al final, pero creo que tambien vale porque querria saber que pasa sobre el final de la vida del personaje.

  3. Una pequeña corrección que a buen seguro ya habrán notado, junto a mi felicitación por la redacción de calidad y el gran interés de lo transmitido en la reseña; el desastre al que entiendo se refiere es el de la Armada Invencible, y no el de Lepanto; Lepanto no fué tan gran desastre para España, sino una victoria -dentro de lo desastroso que en general serían estas cuestiones- y no fué contra los ingleses, sino los turcos

    …un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s