La ofensa- Ricardo Menéndez Salmón, reseña por M. Valeria Correa Fiz

 Ricardo Menéndez Salmón se ha convertido en la revelación de la temporada literaria cuando la primera edición de su última novela “La ofensa”, publicada por Seix Barral, se agotó a los pocos días de salir a la venta. 

La ofensa” relata el viaje de un sastre alemán, Kurt Crüwell, al corazón del mal cuando estalla la Segunda Guerra Mundial. Está divida en tres partes: La bestia rubia, Una educación sentimental y Esta lágrima contiene un mundo. La bestia rubia narra la vida cotidiana del sastre y culmina cuando Kurt, testigo de una experiencia brutal (una masacre en la Bretaña francesa), pierde la sensibilidad. Una educación sentimental transcurre en el hospital francés Notre Dame de Rocamadour, donde el Doctor Lasalle y Ermelinde, enfermera y posterior compañera sentimental de Kurt, tratan de darle cura al mal extraño que afecta a su cuerpo. Esta lágrima contiene un mundo nos muestra a Kurt en Londres, con otro nombre, otro empleo y hasta una nacionalidad diferente. Todo parece marchar a la perfección, pero ¡cuidado!, nos previene el narrador, porque “la memoria no es un instrumento del hombre, un siervo amable (…); más bien parece que el hombre fuera un lacayo de su memoria”. Sin revelar el final de la historia, sólo digo que esta última parte nos enfrenta, entre otras, con una de las preguntas más antiguas del hombre: ¿cuánto hay de azar y cuánto de voluntad en lo que refiere al curso que toma nuestra vida?

Cómo he explicado, la novela relata un viaje largísimo en la vida del sastre alemán, aunque cuenta con tan sólo 142 páginas. ¿Cómo se las ingenia Menéndez Salmón para hacer caber la inmensidad de la historia en tan pocas páginas? Con silencios, saltos temporales y algo de emoción contenida que trae a la memoria la famosa novela “Seda” de Alessandro Baricco. El valor simbólico de La ofensa también nos recuerda a Kafka y la pregunta latente en muchas de sus obras: ¿cómo vivir y/o cómo sobrevivir frente a lo extraordinario? El nombre del protagonista, Kurt, juega con aquel famoso Kurtz de “El Corazón de las tinieblas” de Joseph Conrad. Y algunas páginas, cuando el protagonista está disociado de su cuerpo y es puro intelecto, me recordaron a Funes, el oriental memorioso pergeñado por Jorge Luis Borges, sometido a la tragedia de no poder olvidar.

En lo que concierne a la escritura, la novela es un tanto desigual. Por momentos, Menéndez Salmón narra con precisión y con un lenguaje cuidado y acorde al texto, sin por ello renunciar a la belleza, aún para describir la atrocidad y el dolor. En otros, el autor parece extraviarse entre adjetivos eruditos y un cargamento de ideas que hacen perder emoción e intensidad a la historia. Sin perjuicio de ello, La ofensa es una muy buena novela. Vale la pena leerla, aunque sólo fuera por lo que Menéndez Salmón logra plantear al final de la primera parte, esto es, la pregunta central de La ofensa: ¿cómo reacciona el cuerpo ante el horror?

Sin duda, habrá muchas respuestas, tantas como lectores. Cito una posible. Las palabras del médico francés que trata al sastre alemán: “La metáfora era el alias que mejor convenía a un hombre como Kurt, que no sabiendo como evidenciar su rechazo ante lo que sus sentidos le mostraban, había optado por una solución drástica: suspender sus vínculos con la realidad”.  Una gran respuesta más si se la considera a la luz de la cita de “Alma fugitiva” de Harold Brodkey con la que Menéndez Salmón decidió comenzar su novela: “La muerte es la condición real que ofende la fantasía”.

Nota del Editor: Nuestro más sincero agradecimiento a La Librería de Lavapiés por cedernos este interesante libro.

M. Valeria Correa-Fiz

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

7 comentarios en “La ofensa- Ricardo Menéndez Salmón, reseña por M. Valeria Correa Fiz

  1. Muy buena reseña.
    Has recalcado párrafos que también a mí me han llamado la atención.
    En cuanto a la personificación de Kurt como “La metáfora”, como también el autor dice, lo es también de la paralisis de Europa ante el nazismo

  2. Pingback: Presenentado en el Hotel Kafka de Madrid (España) el libro de relatos de Ricardo Menéndez Salmón ‘Gritar’ (Editorial Lengua de trapo, Madrid, 2007) « Escritores: Blog Escritores - Noticias literarias, Concursos literarios y Recursos d

  3. Pingback: Revista de prensa literaria (7-1-2008): Lista de las mejores novelas policíacas. Julien Gracq y la ciencia ficción. James Agee. Francisco Casavella gana el Premio ‘Nadal’ y Melcior Comes el ‘Josep Pla’. Ensayo. Libros con banda s

  4. Pingback: Revista de prensa literaria (7-1-2008): Lista de las mejores novelas policíacas. Julien Gracq y la ciencia ficción. James Agee. Francisco Casavella gana el Premio ‘Nadal’ y Melcior Comes el ‘Josep Pla’. Ensayo. Libros con banda s

  5. Pingback: Revista de prensa literaria (7-1-2008): Lista de las mejores novelas policíacas. Julien Gracq y la ciencia ficción. James Agee. Francisco Casavella gana el Premio ‘Nadal’ y Melcior Comes el ‘Josep Pla’. Ensayo. Libros con banda s

  6. Pingback: LA OFENSA - Ricardo Menéndez Salmón « últimas páginas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s