La venta del Paraíso, reseña por M. Valeria Correa Fiz

La venta del Paraíso es una novela incómoda, un texto dónde se pone de manifiesto descarnadamente el engaño, la decepción y la mentira. El engaño de una organización dedicada a traer extranjeros a España, la decepción que sufren los protagonistas, emigrantes de Calamarí (país latinoamericano imaginario) cuando descubren que todo lo prometido es falso, que no hay tal Paraíso y que las noches son largas como un aullido y la mentira de la que los emigrantes fueron objeto y la que ellos, a su vez, se ven obligados a narrar a sus familias y a narrarse para poder soportar la realidad de vivir en una ciudad que les es hostil.

La realidad de Calamarí –un territorio literario que evoca a Comala de Pédro Páramo o a Macondo de Cien años de soledad– es común a la de cualquier país de Latinoamérica. En sus calles, conviven las drogas, la corrupción política, la opresión social y la miseria. La creación de Emilio Ruiz Barrachina es integral, ya que, no sólo concibe un territorio de ficción sino que pone en boca de sus personajes un castellano inexistente. Porque en Calamarí se habla una lengua original que no se parece a la de ningún país latinoamericano en concreto. Es un idioma que se ha apropiado de las palabras y de los modismos de diferentes países. Por momentos, el autor hace que sus personajes aglutinen dos o más vocablos en uno único, en un intento por mostrar los esfuerzos que hace el pensamiento para superar el hueco o acortar la brecha que existe entre la palabra y el mundo exterior que ésta nombra. Así, en la novela se suceden los adjetivos inventados, como “cortanegralacia” para describir una melena o el “verdetriste” del campo.

La venta del Paraíso es mucho más que una novela basada en la realidad histórica contemporánea. Está trazada sobre la base de dos principios: el espíritu crítico y el poético. En sus páginas, nos debatimos entre el sufrimiento, la soledad, por un lado y el sueño de liberación, por el otro. La venta del Paraíso es una lluvia de piedras y crea un desasosiego que incomoda. Nos recuerda que si bien todos fuimos expulsados del Paraíso por comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, algunos están más fuera de él que otros.  

M. Valeria Correa-Fiz

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s