Reseña de Ombligos y Raíces, Poesía Africana, de Justo Boleika Boleká por Hortense Djomeda

Al final de la vida están las vidas, y más allá otras vidas más, auque sea sólo en el recuerdo de los que dejamos atrás. Lágrimas, nudos, tierra, ancestros, partida, son palabras que aparecen una y otra vez en estos poemas y que nos revelan el Justo Bolekia real, el que busca el constante retorno a las raíces, a los orígenes, en definitiva,  al seno materno.

¡Cuanta vida en estos versos! Naturaleza virgen y profusa que se enlaza con el amor a la madre, a la tierra natal; el paisaje es casi siempre el de la isla de Bioko -aún cuando el verso nos traslada a ciudades como Madrid- ínsula cercada, la ínsula de Justo por conquistar, siempre y a la vez entregada, insobornable y sumisa. Aguas que lavan y ciñen tierras en abrazo de amor y arrasamiento, agua lustral de lluvia que da vida, regalos de ternura remansados del llanto que se oculta, aguas sonantes por los soterrados canales de las lágrimas.

Giuseppe Ungaretti decía que “el poeta no tiene otra ambición que la de dejar una hermosa biografía”. Creo que lícitamente podríamos extender esta afirmación a este poemario de Justo Bolekia, que parece recoger la obra entera, o quizás la vida entera del autor. Esta obra, provoca tras su lectura, la sensación de haber hecho un repaso de una biografía que el autor ha querido ir dejando en cada uno de los poemas que componen el libro. Da la sensación de que cada una de las partes no son sino etapas de la vida del autor que éste ha querido dejar grabadas y recogidas casi en forma de capítulos, de ciclos cerrados, como si de esta manera no pudiera olvidarlos nunca.

Tanto es así que el lector será capaz de seguir esa estructura, esa línea, no siempre cronológica que el autor marca desde la muerte de su madre hasta “su propia muerte”, o la de su cultura que para el autor vienen a ser lo mismo, desde el principio hasta lo que sería   -o podría ser, en un futuro- el final de este relato vital. Es decir, desde “los tiempos de ombligos” hasta el momento final en que “Dicen que partieron los ancestros/Y con ellos el último rito,/Porque alguien golpeó al maestro postrado/Cando acusaba en silencio/A verdugos y vasallos de blancos rituales”.

No debemos pensar, sin embargo, que el autor se limita en estos versos a confeccionar un diario fiel de su vida, en absoluto.

En Ombligo y raíces, esa sucesión de etapas casi cerradas se corresponde con una necesidad de acotar, de plasmar determinados sucesos, hechos concretos, sensaciones del momento (del periodo de tiempo) y a ello responden sus poemas. , el primer grupo de poemas, es un homenaje a la mujer, pero muy especialmente a la figura materna, a su madre, Kono-Juana, cantada en cada uno de ellos de forma diferente. En estos versos es la visión de la madre, de su recuerdo, lo que hay que capturar. Así, entre los poemas, el lector verá cómo el autor regresa a los lugares donde transcurrió todo y cómo quedan descritos, capturados a través de los detalles, las sensaciones, el tacto de una infinidad de pequeñeces… Pero es sobre todo en la recapitulación de los momentos  (o los instantes) de su memoria y a través de ellos donde se plasmará todo el drama que el autor hace llegar al lector:

Fue in instante quieto de recuerdos                       

De momentos confusos                       

Y palabras plegadas…                       

Pero un instante hondo                       

De llamada y partida.                       

Sólo fue un instante

Y es que ese es el drama, la tensión dramática que Justo nos hace notar en estos poemas en los que queda la sensación de una pérdida, de algo inacabado (Y ni siquiera pudo caer una lágrima) y que parece recuperarse con esa evocación, como si en cada uno de los poemas se escuchase su voz diciendo a su madre “no te vayas todavía, aún no estoy preparado” o “quédate y llévame otra vez a la infancia y al recuerdo”. 


En este aspecto, el de la recuperación de lo perdido a través del poema, mucho más significativa es la segunda parte Impresiones y raíces. Sin que en ningún momento los poemas se acerquen al dietario, a la crónica, sino mezclando la anécdota, la experiencias vividas con imágenes de su cultura con una atmósfera mágica, casi irreal, Justo hace un repaso de sus pérdidas, de aquellas que ahora son nostalgias. Así en esta parte trata de recuperar un paisaje, el de su infancia, que se aleja del intento meramente descriptivo, para dar paso a “recuerdos e imágenes” de un pasado idílico y entrañable que deja una sensación desgarradora a través de su sencilla expresión:

Ya nada es lo que vi.
Ni en ritos ni en cortezas nada es;
Pero con Díos llegaron mis ancestros mentales,
Blanco y suave,
Quemando piedras y chozas.

Es esta emoción, este acierto al comunicar y reproducir la emoción vivida, la que logra la comunicación poética, la que consigue identificar los sentimientos expresados en el poema con las circunstancias humanas del autor.  En Impulsos en silencio escuchamos los gritos silenciosos del autor a través de los cuales el lector recibe sensaciones de desarraigo y desazón. Desarraigo cultural sobre todo, de una persona que ya no pertenece totalmente, ni a su cultura de origen ni tampoco a la adoptiva, y desazón por asistir impotente a la extinción paulatina e inexorable de esa sociedad y esa cultura que anhela tanto.

Frente a esta pérdida, la creación poética se configura como una forma de consuelo. Se erige así una poesía de reflexión en la que destaca ante todo una herencia cultural agotada, una tranquilidad formal que combate con sentido el sinsentido del vaciado de espacios y culturas.

Y, para terminar, me quedaré con estos versos del poema titulado El último anunciante: 

Ya no canta la corneta,
Ya no escuchan los ancestros
Ni sonará el bötyutyú al alba,
Porque ya calló el anunciante
Y el retoño llegó converso.
Ya nadie acudirá al ancestro
Ni llevará presentes al siervo,
Porque partió el anunciante
Dejando sin gloria su corneta

Hortense Djomeda

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s