Reseña del documental “Lorca. El mar deja de moverse” de Emilio Ruiz Barrachina, por Eva María Medina Moreno

Empieza la película. Música, sonido de olas rompiendo en el mar, nubes bajas, y una voz femenina recita el poema “Asesinato”.

¿Cómo fue? Una grieta en la mejilla.
¡Eso es todo!
Una uña que aprieta el tallo.
Un alfiler que bucea
hasta encontrar las raicillas del grito.
Y el mar deja de moverse.
¿Cómo? ¿Cómo fue?
Así.
¡Déjame! ¿De esa manera?
Sí.
El corazón salió solo. ¡Ay, ay de mí!

(Federico García Lorca: Poeta en Nueva York)

Después, Lorca me saluda sonriendo desde un fotograma del pasado.
Barrachina me ha cogido por el cuello, y sigo el recorrido; unas veces disfrutando, otras con rabia, otras riéndome, algunos momentos apenada, otros sintiendo asco, impotencia…

El documental está compuesto por distintas voces, veinticinco personas, que aportan riqueza y objetividad al guión; y en el que se analiza, 70 años después, las causas de la muerte del poeta, las disputas familiares entre los García Rodríguez, los Roldán y los Alba, sus intereses, odios y venganzas; así como la época convulsa que vivieron. Al final, Barrachina nos relata las últimas horas de la vida del poeta y el posterior devenir de la familia Lorca y la familia Rosales.

El director trabaja dos años y medio basándose en las indagaciones del hispanista Ian Gibson (a través de testimonios orales de personas presentes o cercanas a los hechos) y en la investigaciones de los historiadores Miguel Caballero y Pilar Góngora (a raíz de documentos de archivo que habían sido inaccesibles durante muchos años) hasta desvelarnos el autor material de la muerte del poeta, Juan Luis Trescastro Medina, casado con una prima lejana del padre de Federico.

En lo referente a las distintas teorías sobre las causas del asesinato de Lorca, hay puntos comunes. Según Ian Gibson hay tres factores esenciales: el haber sido “rojo”, enemigo del nuevo régimen; su condición de homosexual y la envidia del pueblo español. El escritor Félix Grande coincide en estos factores, resaltando que al ser el granadino más universal −“una de las cabezas más visibles de la creación y la genialidad del mundo cultural español”−crea odio y en la Granada del 36 se mataban a todos los notables.

Con respecto a la trama familiar y política, Barrachina va deshaciendo un intrincado nudo hasta llegar a la verdad más dolorosa. Don Federico, el padre del poeta, era una figura importante en la ciudad− hombre progresista que hizo fortuna y que ayudaba a los campesinos−, por lo que había mucho odio hacia él. A principios del siglo XX, los García Rodríguez, los Roldán y los Alba son las tres grandes familias adineradas de la Vega granadina. Este hecho desata una rivalidad económica y social. Otra razón de estos roces de familia fue la venganza literaria de Lorca hacia los Roldán y los Alba al escribir La casa de Bernarda Alba y describir a sus familiares, sin cambiar sus nombres, con bastante ironía.

Federico pasó sus últimos días escondido en casa de un familiar de su amigo Luis Rosales. La orden de matarle fue una orden del ejército español en la zona durante la Guerra Civil, del general Queipo de Llano, por petición del gobernador Valdés. Ramón Ruiz Alonso detuvo a Lorca y Trescastro condujo al poeta hasta las proximidades del barranco de Víznar para su ejecución.

En 1940 la familia del poeta emigra a América. Luis Rosales nos cuenta que a partir de la muerte de su amigo, “no he creído ni volveré a creer, ni en la política ni en la sociedad, sólo en las amistades que quedan”. Federico llega a Granada el 13 de julio de 1936, y es asesinado en la madrugada del 19 de agosto de ese mismo año junto con otras víctimas de la guerra.

Termina la película. Música, olas rompiendo en el mar, atardecer, y una voz masculina recita:

Como el náufrago metódico que contase las olas
que faltan para morir,
y las contase, y las volviese a contar, para evitar
errores, hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño
y le besa y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia de
caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería.

(Luis Rosales: “Autobiografía”)

No sólo en el contenido sino también en la estructura, Barrachina hace un trabajo excelente. Utiliza un gran número de materiales, tanto gráficos (periódicos, documentos inéditos, cartas…) como visuales (fotografías, imágenes de archivo de la época…); además de incluir fragmentos de la película de Juan Antonio Bardem, “Muerte de un poeta”. Todos estos elementos los ensambla sin que quede ninguna grieta, por pequeña que sea. Se recitan poesías de Lorca y de Luis Rosales que encajan en los fotogramas siguientes. Las entrevistas de los que conocieron o estudiaron al poeta se van aunando sin que cansen, incluso en algunos momentos uno de los entrevistados sigue el discurso del anterior, como es el caso de Félix Grande hablando de la popularidad de Lorca en el 36 y ese “sí, porque había estrenado algunas obras” del compañero de Federico en la residencia de estudiantes, José Bello. El documental tiene continuidad en la línea narrativa. Las localizaciones de las entrevistas son muy apropiadas, alternado interiores y exteriores de gran belleza. Entretanto, el pintor Luis Torroba nos pinta, a lo largo del documental, la imagen de Federico; en su mirada van a conjugarse el terror de la muerte y la fortaleza de su poesía. La música utiliza algunas de las canciones populares que había recogido y armonizado Lorca, como “Anda jaleo” y “Los cuatro muleros”. El engranaje es perfecto. Recomiendo que vean este documental, no les dejará indiferentes.

Eva María Medina Moreno

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

10 comentarios en “Reseña del documental “Lorca. El mar deja de moverse” de Emilio Ruiz Barrachina, por Eva María Medina Moreno

  1. ¡Hola, Eva!
    Me parece increíble que no haya dejado todavía nadie un comentario para decirte lo increíblemente bien hecha que está esta reseña.
    Espero que no sea la última vez que te veamos por aquí, porque para mí ha sido un verdadero placer leerte.
    Un beso,

    Carmen

  2. Totalmente de acuerdo con el comentario de Carmen Conde. Hace poco que estoy suscrito a este blog y reseñas como la de Eva Medina Moreno, modelo de escritura fresca e inteligente, hacen que cada vez me parezca mejor vuestra labor.
    Enhorabuena y ánimo, Eva Medina.

  3. Querida Eva:

    En mi nombre como director del documental, y en el de todo el equipo que lo ha hecho posible, te agradecemos mucho tu comentario. Si bien, en lineas generales, el trabajo ha sido muy bien aceptado, no han faltado tampoco los momentos complicados y duros, pues la muerte de Federico García Lorca significa todavía una de las páginas más bochornosas de nuestra historia. Sirva también decir que el documental está teniendo mucha más acogida en países como Argentina, Polonia, Grecia o Italia que aquí. Es el cuento d siempre. Pero bueno, así están las cosas. Puedo comentar que Lorca es ahora mismo más aregentino que español. Que lo quieren y lo han hecho más suyo que nuestro. Que a nuestra juventud apenas les importa y casi no lo conocen. En fin, si con nuestro trabajo, a través de su muerte conseguimos que alguien se interese por su vida y su obra, nos damos por servidos. Nuevamente nuestros agradecimientos.
    Emilio Ruiz Barrachina

  4. Bueno, es que como es obligatorio en el instituto pues lo terminan odiando. De todas maneras, no estoy muy de acuerdo con el comentario de que Lorca no está valorado en nuestro país, pues precisamente es el poeta más rescatado de esa época, evidentemente por su obra, pero también por el efecto “vive deprisa, muere joven y deja un bonito cadáver” que a tantos y tantos ha encumbrado. Imagino que también ha sido fácl de rescatar por diversos sectores sociales, sobre todo relacionados con el actual Estado democrático, porque no tenía una implicación ideológica fuerte. Otros grandes poetas de su época, como Ernestina de Champourcin, José Bergamín, Emilio Prados, Manuel Altolaguirre, Ángela Figuera Aymerich… No tienen documentales, ni películas, ni nada.
    A nivel popular, Lorca es el poeta más querido. Organiza un recital con poesías de Lorca y el “populacho” (expresión cariñosa) acudirá en masa. Cientos de grupos de teatro aficionados hacen obras de Lorca y si una compañía de teatro profesional monta un espectáculo de Lorca, tetas y flamenco será fuertemente subvencionado, de hecho, la Junta de Andalucía no subvenciona otra clase de teatro.
    ¿Víznar, os suena Víznar? He estado varias veces en ese pueblo a visitar amigos y todos los días acuden visitantes a ver el barranco donde fue asesinado Lorca, ¿cuántos acuden a la tumba de tantos otros?
    En las listas de libros más vendidos, sección poesía, detrás del sempiterno Neruda siempre aparece Lorca, Lorca vende más que cualquier poeta vivo.
    Y nada, amigo Emilio Ruiz Barrachina, ya que te veo animado a rescatar la memoria te animo a rescatar la de otros poetas menos mediáticos: los que no rescataron desde el poder, los que no rescataron las izquierdas porque no eran de su cuerda, los que a lo mejor no tenían vidas tan interesantes como las de Lorca o Hernández.

  5. Una vez más, Zena, me veo obligada a aplaudir tu comentario. ¿Para cuándo archivos de audio para que te puedas descargar mis aplausos?
    Un beso.

  6. Jajaja, no si te convertirás en una fans, jeje. Bueno, leí lo que decía el propio director del corto y me sorprendió lo que decía sobre que Lorca no está valorado en España.
    Hay que arriesgar un poquito más, cada vez que alguien quiere hablar de memoria histórica y arte acaba hablando de Lorca, como si no hubiese habido más artistas. En fins.

  7. Hola Eva:

    Es gratificante ver que tu labor literaria avanza con paso firme. He leído con sumo interés tu reseña y me ha parecido muy sugestiva, aunque viniendo de tí no esperaba menos. Me ha gustado especialmente la manera ágil y directa de describir el corto. Mi más sincera enhorabuena. Yo diría que ahora el corto se ve y se lee. Me sumo a las demás opiniones y felicito a las personas que han depositado la confianza en tí.

    Un abrazo muy grande
    Paco Romero

    Un

  8. Hola Paco,
    Muchas gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado. Que decirte, que eres un encanto y que me halaga que confíes en mi escritura.
    Un fuerte abrazo,
    Eva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s