Lucie en el bosque con estas cosas de ahí, de Peter Handke, reseña por Carmen Conde Gaute

Con esta novela el autor austriaco nos acerca el mini- mundo que rodea a una niña de diez años en una buildings roman (novela de crecimiento).

El ojo a través del que conocemos la historia de Lucie y de sus padres es el ojo de un narrador que nos cuenta la historia de una forma sencilla, que se vale de la familiaridad del lenguaje y de los sentimientos contados con total naturalidad. Precisamente con el lenguaje nos transmite sensiblemente las circunstancias vitales de personajes incomunicados: el padre de Lucie es el claro exponente en el que nos hemos de centrar en este aspecto.

El autor hace descender la cámara hasta el punto de vista de la niña para que así el lector comprenda la realidad tal y como Lucie la comprende. Hablamos de novela de crecimiento porque la niña pasa de concebir la vida de un modo infantil y superficial a un modo maduro que dota de importancia a las pequeñas cosas: “esas cosas de ahí”.

Desde el principio podemos observar la admiración que Lucie siente por su madre, agente de policía, mientras que por su padre siente una especie de rechazo. Para ella no tiene sentido la vida que su padre lleva. Es jardinero y al principio de la novela ella no puede hacer otra apreciación más allá de que es maloliente, callado y tembloroso. A medida que avanzamos en nuestra lectura, apreciamos el cambio que se va produciendo muy poco a poco en la niña. Un cambio que, gota a gota, constituirá una profunda transformación.

Empezará a comprender a su padre, empezará a querer compartir cada vez más tiempo con él y empezará a involucrarse completamente en su modo de vivir la vida. De este modo, Lucie y esas pequeñas cosas que ahora los mantienen unidos serán cruciales a la hora de salvar a su padre, a quien el rey le arrebata precipitadamente en un arresto.

Dentro de la literatura contemporánea escrita en alemán Peter Handke (1942) supone un icono. Lo caracteriza un estilo magistral a la hora de transmitir la soledad, la angustia y la agonía que produce en el ser humano y también lo caracteriza la forma paradójica de hacernos llegar a través de las palabras la sensación de incomunicación.

Apreciaréis la sensibilidad con que este autor trata temas de tanta trascendencia si finalmente os decidís por su lectura. Tiene una asombrosa capacidad para conmover al lector. Quizá por ello llegue tan bien al público. Porque de un modo o de otro todos nos hemos sentido solos o con dificultades para comunicar lo que llevamos dentro en alguna ocasión.

Carmen Conde Gaute

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural


Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs


Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

BloGalaxia

Anuncios

8 comentarios en “Lucie en el bosque con estas cosas de ahí, de Peter Handke, reseña por Carmen Conde Gaute

  1. Pues parece interesante la novela si. Si sigo en mi línea de leer gentes de otros países y culturas tal vez la lea. Ahora estoy con un turco.

  2. Te lo recomiendo totalmente. Y por cierto, me parece genial esa iniciativa tuya de leer autores de otras culturas. Me alegro de encontrarme contigo otra vez, jeje. Qué extraño que hablemos tú y yo, eh…

  3. ¿Extraño? Pos no sé por qué, jaja. Yo en cuanto me dan bola hablo hasta con un mudo, jaja. Para mi leer de otras culturas es fascinante pues te descubre lo diferentes que somos, pero, a la vez, lo similares, como el ser humano, en realidad, no ha desarrollado tantas formas diversas de amar, sufrir, escribir…, como, a pesar de las diferencias hay esencias que permanecen.

  4. Y sobre todo que hay sentimientos universales que sencillamente están ocultos bajo una capa diferente. Qué distintos, pero qué iguales podemos llegar a ser.

  5. Excelente recomendación, Carmen. Me dieron muchas ganas de leer la novela. Hace mucho que no toco el género. Creo que la última novela de crecimiento que leí fue “El guardian entre el centeno”; excelente obra. Es un género difícil y lo cierto es que un poco de “ingenuidad” literaria se agradece de vez en cuando.

    Un saludo,
    Eva G. Vellón

  6. Muchas gracias, Eva. También mi penúltima novela de crecimiento fue “El guardián entre el centeno”. La verdad es que es un género que se agradece y que te enseña muchas cosas, porque en realidad el ser humano está en constante crecimiento.
    Ya espero tu próximo artículo.

    Un abrazo

  7. ¿Novelas de crecimiento? Buf, me pierdo. en cine lo llaman de otra manera creo. Lo tengo en la punta de la lengua pero no me sale. Tipo “El Bola”, ¿de tránsito? No, no puede ser. Bueno, que no me acuerdo, jaja. ¿De paso? Brrrfrrrfrrrrrsss.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s