Doctor Pasavento de Enrique Vila-Matas, reseña por Eva G. Vellón

Portada de Doctor Pasavento

”…esa pulsión por lo pequeño que en cierta ocasión me había llevado a escribir en un cuaderno escolar que yo de mayor me contentaba con llegar a ser un humilde soldado del ejército de Napoleón”. El personaje de Vila-Matas emprenderá un viaje metaliterario en busca de su propia desaparición en medio de un oscilar constante entre el deseo de ser olvidado y la vanidad de resistirse a serlo. Desde la rue Vaneau de París donde vivió Marx hasta la ficticia Lokunowo, Doctor Pasavento irá saltando de ciudad en ciudad en una suerte de hipertextualidad circular en la que el más insignificante encuentro será excusa para el siguiente, en un contexto en donde realidad y ficción dejarán de ser entidades diferenciadas.

Si lo interesante en Montaigne fue esa búsqueda de la construcción de su identidad al tiempo que escribía ensayos, lo fascinante en Pasavento será esa ingeniería inversa de pretender desaparecer como sujeto a través de la escritura, materializada en el acto de escribir a lápiz como forma de desdibujar la propia identidad. Pero Pasavento es consciente de la contradicción intrínseca a la idea de querer borrarse cuando afirma que “en la historia de la desaparición del sujeto moderno, la pasión por desaparecer es al mismo tiempo un intento de afirmación del yo”. Como el gato de Schrödinger que puede estar vivo y muerto al mismo tiempo, el escritor-psiquiatra se debatirá en la permanente paradoja cuántica de la “puesta en escena” de su “aparición-desaparición”.

En Doctor Pasavento, su novela más larga y densa, Vila-Matas nos deleita de nuevo con un estilo culto, lúdico, irónico que comparte con Borges esa búsqueda del lector inteligente y cómplice para el que la verdadera literatura está más allá de los géneros. Como si del Orlando de Virginia Woolf se tratara, el escritor secreto irá cambiando de nombre –de Pasavento a Doctor Pychon-, de identidad y de ciudad, para recordarnos como en su momento hiciera la escritora inglesa, que el sujeto es una construcción temporal y que la identidad se construye, y como tal, puede destruirse.

Con una frase del Walser recluido en el manicomio de Herisau construye Pasavento el microrrelato más corto de la historia de la literatura después del dinosaurio de Monterroso; “no estoy aquí para escribir, sino para enloquecer”. Y es que la novela es también una permanente reflexión sobre la locura como forma de desaparición y como afirmara Canetti, como salida posible para aquellos escritores de verdad cansados de habitar ese circo que es a veces la vida literaria. El narrador en fuga acabará por re-presentarse a sí mismo como doctor en antipsiquiatría al manifestar ante sus colegas que al igual que “un negro tiene la piel negra bajo todas las circunstancias pero sólo bajo ciertas condiciones socioeconómicas es un esclavo”, lo mismo sucederá con un esquizofrénico. Y dará un paso más al afirmar que Robert Walser no estaba loco sino que simplemente había decidido vivir tranquilo.

Pasavento llega a recordar a Foucault en esa concepción del manicomio como simulacro, del loco como autor de su propia desaparición de un mundo exterior habitado por cuerdos-locos que termina por asfixiarle. No extraña, pues, que ante semejante escenario al escritor sólo le quede desaparecer, borrarse como “su mejor corrección” para “no tener que vivir en medio de las desesperantes intrigas del mundo literario”.

Doctor Pasavento es, en definitiva, una novela genial, más que recomendable, reivindicación de la escritura como juego y brillante defensa del valor de la verdadera literatura, a través del lápiz de un doctor en psiquiatría que siempre quiso ser escritor “para explicar que aunque no entendamos nada, la literatura le da sentido a todo”.

Eva G.Vellón

Enrique Vila-Matas, figura indiscutible de la literatura europea y autor de numerosas obras entre ellas Historia abreviada de la literatura portátil y Bartleby y compañía, ha sido galardonado con el Premio de la Real Academia Española 2006 por Doctor Pasavento, de la que la Academia ha valorado especialmente «su exigente cuidado formal y lo que supone como decidida renovación del lenguaje narrativo en la línea de las mejores tradiciones europeas y americanas». Asimismo, el pasado año, Vila-Matas fue condecorado como Oficial de la Legión de Honor francesa en reconocimiento «no sólo a la admiración y simpatía que inspira en Francia su prestigiosa carrera, sino también por su contribución al desarrollo de las relaciones culturales entre Francia y España».

NOTA: Esta reseña ha sido posible gracias a la inestimable colaboración de La Librería de Lavapiés (Calle Argumosa, nº 39 – Metro Lavapiés – MADRID).

Eva G. Vellón

Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos – Blog Literario y Cultural

Blog Recomendado por Diario Directo – en la Zona Blogs

Diario Directo - El Peródico Interactivo

Literature Blogs - Blog Top Sites

Suscríbete al Blog Escritores – Cursos, Concursos y Recursos por Email

Anuncios

12 comentarios en “Doctor Pasavento de Enrique Vila-Matas, reseña por Eva G. Vellón

  1. Inteligente nota, Eva. Me reconforta mucho en la mañana invernal.
    Hoy estoy diletante, pues he terminado hace unas horas un libro de relatos, “Exploradores del vacío”, que espero publicar este año.
    La calma me ha permitido encontrar tu escrito. Y te doy desde aquí las gracias.

    E Vila-Matas

  2. Ha sido genial leerte, Eva. Transmites maravillosamente las ganas de hacerte con el libro y no soltarlo hasta terminar. Pocas personas tienen esa virtud y tú, desde luego, no careces de ella. Espero que nos sigamos encontrando por aquí.
    Un abrazo.

  3. Gracias a tí, Enrique. Estamos deseando leer esos “Exploradores del Vacío”.

    Gracias Carmen por tu comentario, ;:)

    Un abrazo,
    Eva

  4. Pues, fíjate, de Vila-Matas si he leído un libro. Me lo regaló una antigua novia filóloga, mi descubridora, la primera que leyó mis poemas con cierto criterio crítico. Así que me fiaba de su criterio, jaja. Lo tengo por aquí, ah, sí, mira: Suicidios ejemplares. Ya no recuerdo nada de él, solamente que no me gustó. Imagino que sería uno de esos libros que me llevó a la conclusión de que la literatura actual es bastane flojita, demasiado intimista para mi gusto. Personajes creados al margen de la realidad. Pero insisto, lo que ya he dicho en otro post: mi criterio no es muy de fiar, no tengo demasiados conocimientos literarios.

  5. Estupenda reseña, Eva. Por fin, alguien que entiende de literatura y habla con conocimiento de causa. Tengo que despegarme del ordenador y salir a comprar el libro. Vila-Matas es uno de los grandes escritores españoles vivos. Guardo uno de sus libros, “Bartleby y compañía”, debajo de la almohada. No sé si funciona el principio de ósmosis en estos casos, pero por las dudas, estoy durmiendo con él para ver si se me contagia algo de su genialidad.

  6. Estupenda reseña.

    Eva, gracias por incitarnos a la lectura de esta obra de Vilas-Matas. Tus palabras llenas de honestidad y conocimiento aportan una continuación viva al libro. La continuación que los lectores hemos de construir con nuestro debate sobre el mismo.

    Un cordial saludo

    Fernando Manzano

  7. POESIA Y MANTA.COM, La Web de las Ciencias y las Artes.
    YA ESTÁ PUBLICADA LA QUINTA EDITORIAL CON SUS DIFERENTES CONTENIDOS.
    http://www.poesiaymanta.com
    Es el nuevo proyecto para el fomento de la crítica y la reflexión artística y científica. Al frente de un equipo formado por profesionales en diferentes campos, Aarón García Peña propone otra visión basada únicamente en el talento y la independencia de los textos.

    En este cuarto número, que perteneciente al periodo febrero-abril, publican inéditos los siguientes autores:

    Enrique Gracia
    Jesús Hilario Tundidor
    Víctor Izco
    Ángel Guinda
    Aarón García Peña
    Juan Carlos Mestre
    Froilán González y Adys Cupull
    Mario Meléndez
    Miguel Pastrana
    Enrique Valle
    Paco Reijar
    José María Alfaya
    Ana Martín Puigpelat
    Julia Gallo Sanz
    José León Cano Ramírez
    Elízabeth Carpi
    Luci Garcés
    Gregorio Medina
    Isidro Iturat Hernández
    Manuel González Burgos
    Paboga Pelayo
    Luis Benítez
    Isidro Iturat Hernández
    Chema Rubio
    Míkel Méndez
    Susana Gerbier
    Javier Melero
    Pepa Nieto
    Alumnos del Taller creativo Tres Cantos (Madrid, España)
    Si quisieran a título individual o asociativo, incluir algún artículo o ensayo científico o literario, por favor no duden en enviarlo a aaron@poesiaymanta.com Los textos deberán ser originales e inéditos. Queda aún un cierto camino, pero http://www.poesiaymanta.com es ya una realidad.
    Les proponemos un intercambio de vínculos con: http://poesiaymanta.com

  8. Eva, la reseña está muy bien, diríamos incluso “acertadísima”. Muy buen trabajo de documentación, como de costumbre en tus aportaciones. Lo interesante de tus textos es la panorámica abierta con que los construyes y muestras; ello permite al lector a que se posiciones en tantos puntos d evista diferentes, o nacidos de ramas del estudio distintas. Seguiremos leyéndote.
    Poesía y Manta

  9. hola tengo muchas ganas de escribir de hecho tengo poemas y una novela que eh escrito pero no se a quien recurrir para que me digan si es buena. si alguie me puede ayudar les agredeceria se comunicaran a mi mail hanna_michell92@hotmail

  10. Pingback: ‘Doctor Pasavento’ de Enrique Vila-Matas « La Critipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s